El mito de la “igualdad” (2): la diferente protección territorial ante la pobreza grave. Luis Sanzo

INTRODUCCIÓN Y RESUMEN

Este artículo busca profundizar en las consecuencias de las políticas sociales en España, con especial énfasis en su desigual impacto territorial. El objetivo, en esta segunda entrega, es analizar estas consecuencias en términos de incidencia del riesgo de pobreza grave (40% de la mediana equivalente de ingresos (1). El análisis se basa en los resultados ajustados que se derivan del método alternativo cuyo contenido se detalla en el primer artículo de esta serie.

La principal aportación del estudio es mostrar la desigual protección que, frente a la pobreza grave, ofrece la política social española. Esta política favorece de forma diferencial a los territorios en los que la parte fundamental de la precariedad se vincula a las personas mayores. En términos relativos, desprotege en cambio a algunas de las zonas más afectadas por el desempleo, como Andalucía, así como a los territorios más condicionados por costes elevados de acceso al bienestar. Esto determina el fuerte impacto diferencial de la pobreza grave en Canarias e Illes Balears pero también el descuido en la protección social a territorios como Madrid, Cataluña y, también, Euskadi. Estos territorios tienen tasas de pobreza grave que son desproporcionadamente altas en comparación con otras comunidades españolas con menor nivel de desarrollo económico. El estudio muestra también que, una vez considerados los ingresos por asistencia social, la posición comparativamente favorecida del País Vasco se explica por su política autonómica de garantía de ingresos. Sin ella, su tasa de pobreza grave sería bastante superior y muy cercana a la de Cataluña.

Se recuerda que el estudio se basa en la Encuesta de Condiciones de Vida del INE para el año 2015 (datos de renta 2014). Se mide, por tanto, la situación existente al final del periodo de crisis. La razón es la abundancia de indicios sobre el impacto muy fuerte de esta crisis en las principales áreas urbanas de España, en particular en Madrid y Cataluña.

PRINCIPALES RESULTADOS

Las cuatros Españas ante la pobreza grave en términos de ingresos propios (antes de todo tipo de transferencias, incluidas las pensiones)

En ausencia de todo tipo de transferencias sociales, teniendo sólo en cuenta los ingresos propios, derivados en lo fundamental de la actividad económica, cuatro realidades diferenciadas emergen en España en lo relativo al impacto de la pobreza grave. En la posición más favorecida, un 23,7% de la población queda por debajo del umbral de pobreza grave en Navarra y Aragón. En el polo igualmente positivo, pero con cifras algo menos favorables, el indicador se sitúa entre el 29,1 y el 29,9% en Madrid, País Vasco y Cataluña.

La mayor parte del resto de comunidades autónomas se sitúa en torno a la media española del 34,9%. Algo por debajo de esa media, con cifras de 33,7 a 34,7%, se encuentran Canarias/Baleares y el área noroeste, con Galicia, Asturias, Cantabria y La Rioja. Por encima, pero cerca de la media, entre 35,6 y 37,8% se encuentran Castilla y León, Castilla-La Mancha/Extremadura y la Comunidad Valenciana.

Claramente por encima de la media, y más de 20 puntos por encima de Aragón y Navarra, en Andalucía/Murcia un 44,1% de la población se sitúa, antes de transferencias, por debajo del umbral de pobreza grave.

Gráfico 1

Gráfico 1

Fuente: Elaboración propia a partir de la ECV 2015. INE

 

Un decisivo impacto favorable del sistema de pensiones, aunque con límites, en especial en Madrid, Canarias, Baleares, Andalucía y Murcia

La política de pensiones tiene una importancia decisiva en España. En primer lugar, porque la gran mayoría de la población en hogares que quedan por debajo del umbral de pobreza grave al considerar en exclusiva los ingresos propios (sueldos, ingresos de autónomos, etc.), un 62,4%, reside en hogares de pensionistas. En segundo lugar, porque el efecto positivo de las pensiones es enorme, contribuyendo a sacar de la pobreza grave a un 90,3% de las personas en hogares de pensionistas.

El impacto territorial de las pensiones en la reducción de la pobreza grave se ve sin embargo condicionado por dos factores. Por un lado, se observa en algunas comunidades autónomas un menor impacto protector de las pensiones, ligado al mayor coste diferencial de acceso al bienestar. Así, en contraste con niveles cercanos o superiores al 90% de capacidad de superación de la pobreza grave -a través de las pensiones- en la mayor parte del territorio, la proporción se reduce al 85% en Madrid y a una media de 79,7% en Canarias y Baleares.

Por otro lado, se constata un peso muy diferente de la población en hogares pensionistas en el conjunto de la población afectada por la pobreza grave al considerar en exclusiva los ingresos propios. Esta proporción es superior al 75% en la zona noroeste (77,1% en Galicia, Asturias, Cantabria y La Rioja y 80% en Navarra, Aragón) y se sitúa entre en el 66,4% y el 70,5% en Castilla-La Mancha/Extremadura, Euskadi y Castilla y León. La proporción se acerca en cambio al 62,4% medio de España en Cataluña y Comunidad Valenciana (63,7% y 63,9%) y se sitúa ya por debajo de esa media en Madrid (60,1%). El porcentaje se reduce aún más en Andalucía/Murcia, con un 55,2%. En Illes Balears y Canarias, apenas un 47% de la población en riesgo con ingresos propios reside en hogares de pensionistas.

Este conjunto de elementos explica que la capacidad de las pensiones para reducir la incidencia de la pobreza grave varíe de forma significativa según la comunidad autónoma. El impacto es muy alto, con cifras entre el 68,2 y el 72,7%, en Navarra/Aragón, la zona noroeste (Galicia, Asturias, Cantabria, La Rioja) y Castilla-León. La proporción es relativamente cercana en el País Vasco (65,5%). Se reduce a niveles entre el 58,2 y el 59,5%, por encima sin embargo de la media española, en la Comunidad Valenciana, Castilla-La Mancha/Extremadura y Cataluña.

El impacto resulta muy inferior en Madrid y Andalucía/Murcia, con niveles cercanos al 50% (51,1 y 49,6%, respectivamente). Alcanza un mínimo del 37,5% en Canarias e Illes Balears.

Tabla 1

Tabla 1

Fuente: Elaboración propia a partir de la ECV 2015. INE

Las implicaciones del efecto pensiones son muy llamativas y se traducen en los siguientes aspectos:

a) Aunque se mantiene la posición comparativamente privilegiada de Navarra y Aragón (6,5% de pobreza grave con ingresos propios y pensiones), se acercan a las posiciones caracterizadas por un menor impacto de la pobreza grave las comunidades de la zona noroeste (Galicia, Asturias, Cantabria y La Rioja, con un 10%) así como Castilla y León (11,3%).

b) Entre las zonas que tradicionalmente habían liderado el crecimiento económico en España, con un 10%, sólo el País Vasco se mantiene entre las zonas con menor impacto de la pobreza grave, una vez considerados ingresos propios y pensiones. Esta cifra queda claramente por debajo del 12,3% de Cataluña y del 14,6% de Madrid, muy cercano ya al 15,2% de la media española. Cerca de esa media se sitúa igualmente el 15,3% de la Comunidad Valenciana.

c) En la parte caracterizada por los niveles más altos de riesgo, Canarias e Illes Balears, que en términos de ingresos propios se situaban por debajo de la media, se sitúan ahora muy cerca de Andalucía y Murcia (21 y 22,2% de personas en riesgo de pobreza grave, respectivamente).

Gráfico 2

Gráfico 2

Fuente: Elaboración propia a partir de la ECV 2015. INE

La insuficiente protección a los hogares con personas desempleadas, en especial en las zonas históricamente más desarrolladas (País Vasco, Madrid y Cataluña), la zona noroeste (Galicia, Asturias, Cantabria y La Rioja), Canarias e Illes Balears

Una vez considerados los ingresos propios por actividades económicas y las pensiones, un 79,2% de la población que sigue por debajo del umbral de pobreza grave pertenecen a hogares con personas desempleadas o que han recibido en el último año prestaciones (o subsidios) por desempleo. La proporción varía entre un mínimo del 69,2% en Navarra y Aragón y un máximo del 84% en Andalucía y Murcia.

En comparación con la política de pensiones, sin embargo, el impacto favorable de la política contra el desempleo resulta muy inferior, además de mucho más desigual en sus efectos reductores de la pobreza graves. En cuanto al impacto favorable, apenas un 34,7% de las personas en hogares con personas desempleadas consiguen superar la pobreza grave gracias a las prestaciones de desempleo.

Respecto a los efectos territoriales, se observan diferencias de más de 22 puntos porcentuales en la capacidad de superación de la pobreza grave a través de las prestaciones de desempleo en la población en hogares con personas desempleadas. La proporción más favorable, con un 47,1%, corresponde a la Comunidad Valenciana. Se sitúa también claramente por encima de la media, con cifras entre 42 y 42,6%, en Navarra, Aragón, Castilla y León, Castilla-La Mancha y Extremadura.

Aunque todavía por encima de la media, la proporción se reduce al 36,5% en Andalucía y Murcia. Por debajo de esa media, la proporción es del 32,2% en Madrid y del 30,4% en Galicia, Asturias, Cantabria y La Rioja. En los niveles mínimos, apenas entre un 24,8 y un 26,6% de las personas en hogares de población desempleada supera la pobreza grave en el País Vasco, Cataluña, Canarias e Illes Balears.

En el conjunto de la población en hogares en pobreza grave tras considerar los ingresos por actividad económica y pensiones, y no sólo en la vinculada a hogares con personas desempleadas, se constata la presencia de dos grandes grupos de comunidades autónomas. En la parte favorecida, más de un 30% de las personas consideradas superan la pobreza grave gracias a las prestaciones y subsidios de desempleo en la zona sur peninsular (Castilla-La Mancha, Extremadura, Andalucía y Murcia), Castilla y León y la Comunidad Valenciana. La proporción es del 29,1% en Aragón y Navarra, no alejándose por tanto en exceso del grupo de comunidades considerado.

En el polo opuesto, apenas entre un 20,2 y un 23% de la población supera la pobreza gracias a las prestaciones de desempleo en Madrid, Cataluña, la zona noroeste peninsular (Galicia, Asturias, Cantabria y La Rioja), Canarias e Illes Balears. El mínimo, con un 18,6% corresponde al País Vasco.

Tabla 2

Tabla 2

Fuente: Elaboración propia a partir de la ECV 2015. INE

Las consecuencias de esta política desigual de protección por desempleo resultan evidentes. Por una parte, se consolidan las comunidades de la zona norte de España como las menos afectadas por la pobreza grave, con un 4,6% en Navarra y Aragón y un 7,9% en Galicia, Asturias, Cantabria y La Rioja. Pero Castilla y León, con un 7,6%, se incorpora a las zonas con menor impacto de la pobreza grave, quedando ahora seis décimas por debajo del 8,2% del País Vasco y mejorando incluso el indicador de las comunidades noroccidentales.

Algo por encima de las cifras del grupo de comunidades señalado, y gracias a la protección por desempleo, Castilla-La Mancha, Extremadura y la Comunidad Valenciana reducen sus casi tres puntos de diferencia respecto a Cataluña en el riesgo de pobreza grave con ingresos propios y pensiones. Tras el efecto de prestaciones y subsidios de paro, todas estas comunidades autónomas se sitúan en niveles entre el 9,6 y el 9,8%. El acercamiento a la parte más desfavorecida que caracteriza a Cataluña es aún más llamativo en la Comunidad de Madrid. Este territorio supera ahora el nivel medio de pobreza grave de España (11,3 frente a 11,1%).

En la parte más afectada, Andalucía y Murcia dejan de ser las zonas más problemáticas, aunque todavía con tasas muy elevadas de pobreza grave (15,4%). Canarias y Baleares se convierten en las comunidades más afectadas (16,8%).

Gráfico 3

Gráfico 3

Fuente: Elaboración propia a partir de la ECV 2015. INE

 

Euskadi sólo se sitúa entre las comunidades con menor pobreza grave en España como consecuencia de su política de garantía de ingresos, quedando lejos de esos niveles Madrid y Cataluña. Canarias e Illes Balears se consolidan como las comunidades más afectadas al final de la crisis

La ECV no ofrece datos suficientemente precisos sobre ingresos por asistencia social. Los disponibles sirven sin embargo para reflejar dos aspectos de gran relevancia. Por una parte, se observa que en 2015, con datos de renta 2014, sólo en el País Vasco el acceso a este tipo de ingresos resulta determinante en la lucha contra la pobreza grave. Según datos de la ECV (que en realidad subestiman el impacto de estas prestaciones), un 27,8% de las personas que aún se mantenían bajo el umbral de pobreza grave consiguen superar el riesgo en Euskadi al tener en cuenta los ingresos asistenciales. Rebajando de 8,2 a 5,9% su tasa de pobreza grave, Euskadi se acerca con ello al 4,3% final de Navarra y Aragón. En una línea cercana a la zona noroeste (Galicia, Asturias, Cantabria, La Rioja), estas dos comunidades autónomas son, después del País Vasco, las que reflejan mayor impacto de la acciones asistenciales.

En cambio, Madrid y Cataluña se sitúan en 2015 entre las comunidades en las que menor impacto tienen las prestaciones de asistencia social de cara a la superación de la pobreza grave (al menos a tenor de los datos de la ECV). De hecho, su posición no mejora por esta vía. Mientras Cataluña sigue acompañando a Extremadura/Castilla-La Mancha y a la Comunidad Valenciana en niveles del 9,4 al 9,8%, que resultan algo más favorables que el 10,6% medio de España, Madrid sigue superando esa media con un 11%. Sólo Andalucía y Murcia, con un 14,8%, y Baleares y Canarias, con un 16,1%, se colocan claramente por encima de los niveles de riesgo de pobreza grave de la Comunidad de Madrid en 2015 (renta 2014).

Tabla 3

Tabla 3

Fuente: Elaboración propia a partir de la ECV 2015. INE

Gráfico 4

Gráfico 4

Fuente: Elaboración propia a partir de la ECV 2015. INE

 

CONCLUSIÓN

Los datos presentados muestran que la política social en España tiene un impacto importante en la reducción del riesgo de pobreza grave, en particular a través de la política de pensiones pero también, en especial en algunas comunidades autónomas, por la vía de las prestaciones de desempleo. Se trata sin embargo de una política de protección desigual que no tiene en cuenta las necesidades diferenciadas de ciertas comunidades autónomas, en especial en lo relativo a las fuertes carencias que se observan en la protección a la población desempleada.

En conjunto, las comunidades más perjudicadas son las que tienen menor peso relativo de la población pensionista y, al mismo tiempo, un alto volumen de población desempleada, en especial sin acceso suficiente a las prestaciones o subsidios por desempleo. De esta forma, la insuficiente protección al desempleo sitúa todavía en niveles de pobreza grave muy elevados a Andalucía y Murcia.

Sin embargo, es igualmente necesario destacar que, en términos comparativos, la política de protección al desempleo trata de forma muy desigual a comunidades como el País Vasco, Cataluña y, de forma aún más llamativa, la Comunidad de Madrid. Entre las comunidades que han liderado históricamente el crecimiento económico en España, únicamente Euskadi se coloca entre los territorios con menor tasa de riesgo de pobreza grave. Pero sólo lo consigue gracias a su política de garantía de ingresos, la única con un impacto claramente diferencial en 2015 (renta 2014) en España.

——————————————

ANEXO: Indicadores comparados

Se presentan en este anexo, a modo de comparación, los indicadores resultantes del método general Eurostat para el 40% de la mediana, sin ajustar, así como los que se derivan del método ajustado, objeto del artículo. También se presenta la media 2014-2015 para el indicador de pobreza real que he propuesto para analizar este fenómeno en España. La imagen que ofrecen el indicador ajustado del 40% y el de pobreza real es muy similar.

Tabla A1

Tabla A1

Fuente: Elaboración propia a partir de la ECV 2014-2015. INE

Método general: Eurostat

Método ajustado: Ver
https://hungrygrass.org/2017/11/08/el-mito-de-la-igualdad-las-paradojas-de-la-distribucion-de-la-precariedad-y-el-bienestar-en-espana-luis-sanzo/

Sobre el indicador de pobreza real, ver:
https://hungrygrass.org/2017/07/05/indicadores-de-pobreza-real-en-espana-luis-sanzo/

Gráfico A1

Gráfico A1

Fuente: Elaboración propia a partir de la ECV 2014-2015. INE

 

(1) Por razones de simplicidad en la presentación, las referencias a la pobreza grave en este artículo deben entenderse, todas ellas, en términos de situaciones de riesgo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Hungry Grass

Inequality and its discontents

Mark Carrigan

Digital Sociologist and Social Media Consultant

Educació Transformadora

Educació Social, Cultura, Gestió Comunitària, Circ Social, Animació Sociocultural i altres enginys.

rightsinreality

Thoughts on the crossroads of law, politics and society - for when 140 characters just won't do. This blog contains general information and commentary on legal matters. It is not intended to provide legal advice. This blog discusses the law in England, unless otherwise stated.

El blog de Javier López Blog de CCOO de Madrid

El blog de Javier López Blog de CCOO de Madrid

The WordPress.com Blog

The latest news on WordPress.com and the WordPress community.

A %d blogueros les gusta esto: