La incidencia del paro de larga duración en España (Nota breve). Luis Sanzo

Es habitual leer que el País Vasco es la comunidad autónoma con mayor impacto relativo del paro de larga duración en España. En un tuit reciente, por ejemplo, Fedea seguía afirmando que el País Vasco “es la región con mayor incidencia del paro de larga duración: el 60,8% de sus desempleados llevan más de un año buscando un empleo”. Sin embargo, la conclusión a la que llega Fedea es errónea. La presente nota pretende explicar las razones y, de paso, situar la incidencia real del fenómeno por territorios.

Fedea utiliza, para llegar a sus conclusiones, la proporción de población parada de larga duración en la población parada total. La incidencia del paro de larga duración, no obstante, debe vincularse a una referencia más amplia, ya sea en términos de población activa o de población en edad potencialmente activa, por ejemplo la situada entre 16 y 64 años. Con pretensión de simplificación, aquí utilizo esta última referencia para evitar introducir en el análisis las diferencias en la propensión a la actividad.

El Gráfico 1 muestra, para cada comunidad autónoma, la incidencia en 2017 del paro de larga duración en relación con la población de 16 a 64 años. Muestra además sus principales determinantes: la incidencia general del desempleo en esta población y el peso que tiene la ocupación temporal (usada como indicador de la oferta de empleo que condiciona el acceso potencial a la ocupación de la población parada de larga duración) respecto a la población desempleada total.

Los datos muestran que el País Vasco forma parte, en 2017, del grupo de comunidades autónomas con un impacto del paro de larga duración inferior al 5% de la población de 16 a 64 años. Este grupo está compuesto por Baleares y el grupo de comunidades que forman Aragón, La Rioja, Navarra y Euskadi.

En una posición intermedia, el paro de larga duración tiene un impacto situado entre el 5,4 y el 7,2% en Madrid, Cataluña, otro grupo de comunidades del noroeste español (Galicia, Asturias, Cantabria y Castilla-León), más Murcia y la Comunidad Valenciana.

El mayor impacto del paro de larga duración entre la población de 16 a 64 años corresponde, con porcentajes situados entre el 8,9 y el 10,7%, a las comunidades del sur peninsular español (Extremadura, Castilla-La Mancha y Andalucía) y a Canarias.

Como muestra el gráfico 1, la menor o mayor incidencia del paro de larga duración es una clara función del menor o mayor impacto general del desempleo. Éste, a su vez, se relaciona con la oferta general de empleo, en especial de tipo temporal, respecto al volumen de población desempleada existente.

Gráfico 1

PLD

Como se comprueba en el Gráfico 2, el País Vasco es además una de las tres comunidades autónomas con una menor incidencia media del paro de larga duración en el conjunto del periodo posterior a la crisis financiera. Respecto a la población entre 16 y 64 años, el impacto del paro de larga duración para el periodo 2009-2017 se sitúa en el 5,4% en el País Vasco, sólo mejorado por el 4,7% de Navarra. La proporción considerada ha sido del 5,7% en Baleares.

El indicador se sitúa entre el 5,9 y el 6,9% en Madrid y otro grupo de comunidades del Noroeste español (Galicia, Asturias, Cantabria, Castilla y León, La Rioja y Aragón), con un 7,6% en Cataluña. Murcia, Comunidad Valenciana y Castilla-La Mancha tienen, por su parte, una incidencia entre el 8,8 y el 9,9%.

En el periodo 2009-2017, más de un 10% de la población de 16 a 64 años ha sido parada de larga duración en Extremadura (10,1%), Andalucía (11,6%) y Canarias (12,1%).

El gráfico 2 pone igualmente de manifiesto la fuerte asociación entre la incidencia actual del paro de larga duración y la existente para el conjunto del periodo 2009. Algunas comunidades mejoran ligeramente su posición relativa (las islas, tanto Baleares como Canarias, Murcia, la Comunidad Valenciana y Cataluña). La situación empeora en términos relativos, también ligeramente, en Galicia, Cantabria y País Vasco, en el noroeste, y en Castilla-La Mancha y Extremadura en el Sur. Sólo en la región extremeña puede hablarse de un empeoramiento significativo de la incidencia del paro de larga duración (10,7% en 2017 por 10,1% para el conjunto del periodo 2009-2017).

Gráfico 2

PLD1

Los datos presentados muestran por tanto que, a pesar de una línea menos favorables que la de otras comunidades líderes en reducción del impacto del paro de larga duración, el País Vasco se mantiene entre los territorios menos afectados por el problema. En el conjunto del periodo 2009-2017, sigue siendo, junto a Navarra, la comunidad autónoma con menor impacto a largo plazo de este tipo de desempleo.

Se trata de una realidad que merece ser destacada por varias razones. Por una parte, porque corresponde a una comunidad autónoma que ha sufrido duramente las consecuencias de la caída del empleo industrial, con una recuperación más limitada del empleo en comparación con las comunidades líderes del crecimiento ocupacional en España después de 2013. Por otra parte, y esto resulta determinante, porque es de las pocas comunidades autónomas que, tras la crisis de 2008, ha seguido conociendo un aumento significativo de la inmigración de origen extranjero, un colectivo con mayores dificultades de inserción laboral.

Como muestra el gráfico 3, lo que ha representado esta llegada de población de origen extranjero entre 2009 y 2017 resulta decisivo en Euskadi, con un incremento equivalente a 17 personas por 1000 habitantes de 2009. Es más del doble de la cifra de 6,5 por mil que corresponde a Navarra y casi cuatro veces más que el 4,4 por mil de Cataluña, las otras dos comunidades autónomas con mayor crecimiento de este tipo de población.

Gráfico 3

gráfico 3

En definitiva, en términos de incidencia no puede atribuirse al País Vasco la condición de territorio más afectado en España por el paro de larga duración. Esta nota breve ha pretendido mostrarlo tomando como referencia a la población de 16 a 64 años (la conclusión sería similar si se analizara esta cuestión en relación con la población activa).

La conclusión mencionada es importante porque ayuda a orientar el análisis hacia las comunidades que sufren más intensamente el problema, en especial aquellas en las que, como ocurre con Extremadura, la situación actual muestra una clara línea de deterioro.


ANEXO: Relación entre Paro de Larga y de Corta Duración en 2017

gráfico

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: