Apuntes para el debate sobre el impacto generacional del desempleo en España

En paralelo a la conversación con Benet Fusté, comento a continuación algunos hechos relevantes sobre la dinámica generacional del desempleo en España.

No entro de lleno, apenas con algún apunte marginal, en la cuestión de la precariedad en el empleo porque entiendo que es un concepto actualmente en proceso de redefinición, no plenamente consensuado por tanto respecto a su contenido. Respecto a esta cuestión, se observa una tendencia a pasar de un concepto estructural de la precariedad (en términos de estabilidad en la ocupación) a otro de raíz más subjetiva (en términos de satisfacción con el empleo y voluntariedad en el mismo). Además de las discrepancias de contenido, este cambio de perspectiva se enfrenta a la naturaleza de un sistema estadístico que, al menos en origen, estaba más pensado para informar sobre la dimensión estructural señalada.

Para evitar la interferencia asociada a las variaciones en la tasa de actividad, el indicador que se utiliza en el análisis es la proporción de personas en desempleo dentro de la población total de cada grupo generacional. La mencionada proporción se analiza en el cuarto trimestre de los siguientes años: 1977, 1982, 1987, 1992, 1997, 2002, 2007, 2012 y 2017.

Los principales resultados en el análisis, basado en datos de la EPA, se resumen a continuación:

  1. El extraordinario impacto del desempleo en las personas de 20 a 34 años durante la Gran Recesión

El gráfico 1 muestra, para distintas generaciones en España, la proporción de personas desempleadas en las edades comprendidas entre los 16 y 59 años. Aunque la información del gráfico refleja esa proporción para las distintas generaciones que han pasado por cada grupo quinquenal de edad, la figura se centra en la situación existente en el año 2012 (recuadros en rojo), con referencias de comparación principales en relación con los años 2007 (recuadros en verde) y 2017 (recuadros en amarillo).

Gráfico 1

gr1

Los datos muestran el extraordinario impacto del desempleo en la población joven española entre 20 y 34 años durante la fase más aguda de la crisis económica posterior a 2008, habitualmente definida como Gran Recesión. Incluso en el contexto de un país muy marcado por el paro desde los años 80, llaman la atención los datos observados en 2012, con un 30,8% de la población de 20 a 24 años y un 29,4% de la situada entre 25 y 29 años en desempleo. Entre 30 y 34 años, la proporción aún se acerca al 25%, con un 23,8%.

Desde 1977, las proporciones señaladas nunca habían resultado tan elevadas ni se habían alejado tanto de las observadas en generaciones anteriores.

  1. La dimensión extraordinaria de la Gran Recesión no se limita sin embargo a la actual población adulta joven y afecta a las distintas generaciones. En términos relativos, el deterioro es particularmente intenso para los grupos nacidos entre 1958 y 1967

Pero el gráfico 1, y más claramente la tabla 1, también revelan que el impacto de la crisis es en realidad visible en todos los grupos generacionales.

Tabla 1

tabla1

La tabla 1 muestra que la proporción de personas paradas de 2012, para cada grupo generacional, aumenta en niveles muy cercanos respecto a la proporción de personas paradas de la generación anterior en 2007, situada entonces en el mismo intervalo de edad. El aumento de las proporciones consideradas entre 2007 y 2012 se sitúa en todos los casos entre 3,03 y 3,60, con la única excepción de las generaciones entre los 16 y 19 años, grupo en el que las proporciones de desempleo resultan estables en 2007, 2012 y también 2017. En el caso del grupo más joven, sin embargo, esta estabilidad refleja sobre todo la práctica salida de la gran mayoría de la población del mercado de trabajo a estas edades.

En comparación con las existentes en 2007, y para cada grupo en edades comparables, las proporciones de desempleo siguen situándose claramente por encima en 2017, en general entre 1,84 y 2,22 veces respecto al indicador de 2007. Sin embargo, el indicador es más alto en los grupos generacionales de 1963-1967 (2,40) y de 1958-1962 (2,93). Esto pone de manifiesto un mayor deterioro de la situación en términos relativos en estos dos grupos que se sitúan en  2017 entre 50 y 59 años en 2017.

De hecho, una novedad en el impacto actual del desempleo es que, en contraste con la línea decreciente del paro conforme aumenta la edad, en 2017 esta línea decreciente desaparece a partir de los 35 años. En este año, la proporción de personas paradas se sitúa entre el 11,1 y el 12,5% en todos los grupos entre 35 y 59 años.

  1. En las edades jóvenes, entre los 16 y 29 años, el máximo impacto del desempleo corresponde a la generación de 1988 a 1992 pero con cifras similares en las generaciones de 1963 a 1972

Como muestra el gráfico 2, la proporción media de desempleo entre los 16 y 29 años alcanza un máximo del 22,7% en el grupo generacional de 1963-1967. Muy cerca queda el 20,9% del grupo nacido entre 1968 y 1972 y el 19,3% del nacido entre 1988 y 1992. Entre el 14,8 y el 16,6% se sitúan otros tres grupos generacionales, los nacidos en los periodos 1958-1962, 1973-1977 y 1983-1987.

Gráfico 2

Gráfico2.jpg

El gráfico 3 permite analizar las bases que fundamentan estas diferencias. En concreto, puede comprobarse que la proporción de personas desempleadas se mantiene alta, en niveles cercanos o superiores al 20%, tanto entre los 16-19 años como entre los 20-24 años y los 25-29 años en las generaciones nacidas entre 1963 y 1972. En cambio, a pesar de su impacto cercano o superior al 30% en 2012 en las generaciones nacidas entre 1983 y 1992, en estas la proporción de personas desempleadas resulta bastante inferior a la que afectó al grupo generacional 1963-1972 a las edades inmediatamente anteriores y posteriores a las que alcanzaban en 2012.

Gráfico 3

Gráfico3

El resultado se ve sin embargo condicionado por el hecho de que, en las nuevas generaciones, el acceso al mercado de trabajo tiende a ser muy residual entre los 16 y 19 años. Si se considera en exclusiva la situación entre los 20-29 años, la generación de 1988-1992 se perfila realmente como la más afectada, con una proporción media de desempleo del 24,6%. A pesar de ello, los niveles de las personas nacidas entre 1963 y 1972 siguen siendo cercanos (23,4% para el grupo generacional nacido entre 1963 y 1967, 22% para el nacido entre 1968 y 1972). La proporción media de desempleo entre los 20-29 años es igualmente elevada en el grupo 1958-1962 (20,3%) y en el 1983-1987 (19,8%).

  1. Aunque dentro de un intervalo cercano entre generaciones, En edades intermedias, entre los 30 y 44 años, el grupo generacional más afectado es el de las personas nacidas entre 1978 y 1982

Los gráficos 4 y 5 presentan los mismos datos entre los 30 y 44 años.

Gráfico 4

Gráfico4

Gráfico 5

Gráfico5

El principal aspecto a señalar en este caso es que las diferencias en las proporciones medias de desempleo no son grandes, con cifras situadas en cada grupo generacional entre el 10,1 y el 14,5%. La principal razón es que el impacto de las distintas crisis de empleo se distribuye en este caso con cierta “igualdad”, con ningún grupo generacional con proporciones de paro superiores al 15% en más de uno de los periodos de edad considerados (30-34, 35-39 y 40-44).

El fuerte impacto de la Gran Recesión tiene, no obstante, una influencia mayor en el grupo generacional de 1978 a 1982. Si se contemplan en exclusiva las edades comprendidas entre los 30 y 39 años, la proporción media de desempleo se aleja claramente en este grupo y llega al 18,2%, por encima de las cifras normalmente situadas entre el 11,3 y el 14% en otros grupos (con la excepción del 7,2% en el de 1968-1972).

Si se recuerda la situación entre los 16 y 29 años, debe señalarse que el grupo 1978-1982 era uno de los menos a estas edades. Pero, entre los 30 y 39 años es el que más sufre las consecuencias de la Gran Recesión.

  1. En las personas mayores de 45 años llama la atención el claro deterioro de la situación de las generaciones posteriores a 1953, en especial de las de 1958 a 1967

Los gráficos 6 y 7 muestran finalmente la situación existente en edades superiores a los 45 años.

Gráfico 6

Gráfico6

Gráfico 7

Gráfico7

En este caso, el deterioro asociado a la Gran Recesión es evidente y marca una clara frontera entre las generaciones nacidas con anterioridad y posterioridad al periodo 1953/1958. Así, frente a proporciones medias de desempleo entre los 45 y 59 años que resultan cercanas al 6% en las generaciones nacidas entre 1938 y 1952, la proporción llega al 8,1% en la de 1953-1957, al 10,9% en la de 1958-1962 y al 13% en la de 1963-1967.

El impacto de la crisis reciente es más evidente si se consideran las proporciones medias entre los 45 y 54 años. En tal caso, frente a proporciones de desempleo entre el 5,4 y el 7,4% hasta la generación de 1957, la proporción llega al 10,8% en el grupo generacional de 1958-1962 y al 15,4% en el de 1963-1967.

Un hecho muy relevante es que estos dos grupos generacionales destacaban ya por proporciones medias de desempleo elevadas entre los 16 y 29 años, en especial en el caso de las generaciones nacidas entre 1963-1967. En estos grupos, el alto impacto comparado del desempleo en las edades jóvenes se combina, por tanto, con la misma situación de alto desempleo relativo en la última fase de la vida laboral.

—-

Los datos presentados no pretenden polemizar sobre qué grupos generacionales han sido los más afectados por el desempleo en España sino destacar que la situación de estos grupos es la consecuencia de la combinación de dos hechos decisivos. Por un lado, destaca el elemento estructural de deterioro de la situación ante el empleo conforme desciende la edad; por otro, la evidencia de un impacto desigual de las distintas crisis coyunturales de empleo en España que ha alterado en distintos momentos el efecto estructural señalado. En todo caso, la experiencia del desempleo por cada grupo generacional es el resultado de ambos factores.

En el caso español,  un aspecto llamativo del periodo reciente es que, por primera vez las crisis de empleo mencionadas han llegado a afectar decisivamente en periodos muy alejados en el tiempo a unas mismas generaciones, en particular a las generaciones nacidas entre 1958 y 1967. Este hecho aconseja una aproximación a la solución que no plantee la cuestión en términos de ajuste de cuentas intergeneracional sino de garantía de protección adecuada a todas las personas desempleadas.

La solución pasa también, sin embargo, por la consideración de los factores estructurales que determinan en España unas tasas estructuralmente altas de desempleo y, de forma particular, por un análisis específico del otro hecho determinante en la historia reciente: el extraordinario y generalizado impacto sobre el empleo de la llamada Gran Recisión, con tasas de paro altísimas en la población menor de 35 años. Resulta necesario analizar las razones reales de las altas y duraderas tasas de desempleo en la crisis posterior a 2008.

Es una necesidad que, en mi opinión, obliga a ir más allá de los diagnósticos al uso sobre la cuestión. Aunque no comentaré este aspecto más que en términos de hipótesis, algunos hechos sugieren que los problemas de precariedad estructural ante el empleo, al menos si se analizan en términos estructurales y no de satisfacción con el empleo, tienden en realidad a mostrar incrementos diferenciales respecto a los observados en los años 80 y 90 en la población mayor de 35/40 años más que en la población más joven, por mucho que sea en ella donde más altas resulten las tasas de paro y precariedad.

No pretendo al señalar esta hipótesis negar la necesidad de abordar los problemas laborales de la población joven sino llamar la atención sobre la necesidad de un diagnóstico correcto. Sólo así será posible prevenir soluciones potencialmente inadecuadas que pudieran basarse en una errónea interpretación de los hechos.

Trackbacks

Un Trackback

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: