Gráficos de evolución del Covid-19 en Euskadi, España (Madrid y otras CCAA) y Lombardía. Datos a 1 de abril de 2020

PRINCIPALES ASPECTOS A FECHA A 31 DE MARZO/1 DE ABRIL

(UN DÍA SIN DUDA DURO PARA ÁLAVA)

1. El día 31 de marzo, tal y como muestra el gráfico 1, Euskadi se enfrenta a una llamativa ruptura de la línea de caída de los casos confirmados de COVID-19. La cifra de nuevos casos (508 el 31) vuelve a situar al País Vasco en niveles más cercanos a los máximos observados entre el 24 y 28 de marzo (entre 530 y 678 casos) que a los que se dieron entre el 29 y el 30 de marzo (308 y 268 casos, respectivamente).

Gráfico 1

Gráfico 1 - copia

Como muestra el gráfico 2, la tendencia observada es común a los tres territorios de la Comunidad Autónoma de Euskadi (CAE).

Gráfico 2

Gráfico 2 - copia

En términos relativos, sin embargo, Álava vuelve a ser el territorio más castigado, con 45 nuevos casos por 100.000 habitantes por 24 en Bizkaia y 13 en Gipuzkoa (Gráfico EUSKADI-7a).

En lo relativo a la evolución de los nuevos casos, la nota positiva a la que agarrarse es que, más allá de los vaivenes en la evolución del indicador, puede observarse intacta la ligera línea descendente de los nuevos casos en los distintos territorios. Una línea que se perfila desde el 25-26 de marzo.

En términos comparados, los datos de la Comunidad de Madrid, presentados en el gráfico 3 (con datos medios de los últimos tres días para garantizar la estabilidad de las tendencias), reflejan la misma línea de repunte que caracteriza a Euskadi el día 31 de marzo. En esta comunidad autónoma, sin embargo, el cambio se adelanta y se mantiene entre el 30 de marzo y el 1 de abril (con datos referidos en realidad al día anterior en cada caso). La media de nuevos casos registrada el día 1 de abril (para los tres días anteriores) se sitúa en niveles máximos desde el inicio de la crisis del coronavirus.

Gráfico 3

Gráfico 3 - copia

La experiencia de las provincias más afectadas en la región de Lombardía (Bérgamo, Brescia, Cremona y Lodi) revela que estas zonas alcanzaron sus niveles máximos de casos de COVID-19 en fechas comparables a las de Madrid o Euskadi (dado el retraso del proceso español en alrededor de nueve días).  De esta forma, las provincias señaladas alcanzaban las cifras más elevadas de nuevos casos en torno al 21-23 de marzo.

A partir de esos días se inicia un proceso de descenso de los nuevos casos que se ve sin embargo matizado por un repunte significativo en el periodo comprendido entre el 25 y el 28 de marzo. Desde el 29 de marzo las cuatro provincias más afectadas de Lombardía inician de forma aparentemente decidida la fase descendente de la curva de la epidemia. Aunque todavía a la baja, el dato del 1 de abril se caracteriza no obstante por una cierta estabilización.

El proceso descrito en las provincias de Bérgamo, Brescia, Cremona y Lodi puede observarse en el gráfico 4. Revela la necesidad de mantener la prudencia ante una evolución que tiende a caracterizarse, más que por tendencias lineales inequívocas, por cambios de sentido inesperados en el proceso de superación de la epidemia.

Gráfico 4

Gráfico 4 - copia

2. El dato más negativo del día es que el repunte de los nuevos casos en Euskadi viene acompañado de un significativo repunte alcista de los fallecimientos.

Aunque el proceso se observa en los distintos territorios de la CAE, el gráfico 5 indica que el aumento afecta más decisivamente de nuevo a Álava. Frente a lo observado en Bizkaia y Gipuzkoa, con una tendencia alcista pero comparativamente moderada, en Álava la evolución diaria de la media de fallecimientos en los últimos tres días por 100.000 habitantes muestra el impacto de las distintas puntas alcistas en los fallecimientos. Por desgracia, lo observado entre el 30 de marzo y el 1 de abril lleva al territorio interior de la CAE al máximo nivel medio de fallecimientos desde el inicio de la crisis. Un día aciago por tanto para nuestro territorio.

Gráfico 5

Gráfico 5 - copia

La dificultad de reducir la mortalidad asociada al COVID-19, incluso durante el periodo de reducción de casos a medio y largo plazo, es un hecho que ya ponía de manifiesto el caso lombardo.

En el caso vasco, de hecho, por primera vez desde el inicio de la crisis, el día 31 (con datos relativos al 30) se superaba el 5% de fallecimientos entre las personas diagnosticadas en Euskadi de COVID-19. El dato del 1 de abril (relativo al 31 de marzo) profundiza en esta dirección, con un 5,40%. A pesar de ello, esta cifra sigue quedando muy lejos del 12,95% de la Comunidad de Madrid o del 13,13% de Lombardía (Gráfico FAL_2). Nótese que la Lombardía supera por primera vez el 1 de abril (a fecha comparable, relativa al 23 de marzo en Italia) a Madrid en este indicador.

En términos comparativos, el impacto de los fallecimientos por 100.000 habitantes en Euskadi sigue alejado del que corresponde a la Lombardía o a la región de Madrid. Así, los 16,86 fallecimientos por 100.000 habitantes del día 1 de abril en el País Vasco representan apenas un 44,9% del 37,53 por 100.000 de Lombardía (a fecha comparable) y un 29,2% del 57,81 por 100.000 de la Comunidad de Madrid (Gráfico FAL_3). Lo que es claro indicador de la magnitud de lo vivido en todas estas zonas del sur de Europa durante esta crisis.

3. De cara a lo que pueda ocurrir en los próximos días, deben señalarse no obstante algunos aspectos que permiten anticipar por fin una salida a la crisis. Por una parte, el 31 de marzo se alcanza en Euskadi, la proporción más baja desde el 20 de marzo de personas afectadas por la epidemia que requieren hospitalización (39,9%, Gráfico EUSKADI-8a). En la misma línea, el 31 de marzo se alcanza también el mayor porcentaje de altas hospitalarias del día respecto al total de personas hospitalizadas en el día anterior en Euskadi (15,5%, Grafico EUSKADI-8c). Todo ello refleja una mucha menor presión sobre el sistema hospitalario vasco.

Por otra parte, se constata que el sustancial aumento de los nuevos casos se asocia en gran medida a un nuevo repunte de las analíticas. Después de caer a cifras de 32,3-37,3 analíticas por 100.000 habitante el 29 y 30 de marzo, el indicador vuelve a 63,8 por 100.000 el día 31, de nuevo en los niveles máximos desde el inicio de la epidemia (Gráfico EUSKADI-9 y gráfico correspondiente en el informe diario de Osakidetza).

Por tanto, el significado del repunte de nuevos casos en el último día podría resultar más matizado en términos de posible ruptura efectiva de la línea tendencial de caída a medio plazo de estos nuevos casos. Una evidencia cuyo significado acentúa además la consolidación de una proporción reducida de positivos en las analíticas realizadas (37,1% en el conjunto de Euskadi, el nivel más reducido desde el 19 de marzo, Gráfico EUSKADI-10).

4. En cualquier caso, para las personas encargadas de las políticas de salud pública, el verdadero reto en los próximos días seguirá siendo contener al máximo los fallecimientos, tanto en Euskadi como en otras comunidades autónomas. Es la principal enseñanza a tener en cuenta en lo ocurrido en los últimos quince días en la Lombardía italiana.

Gráfico 6

Gráfico 6 - copia

DOCUMENTO COMPLETO Y GRÁFICOS EN EL SIGUIENTE ENLACE (.pdf)

Gráficos de evolución del Covid-19 en Euskadi, España-Madrid y Lombardía. Datos a 1 de abril

Documento elaborado, a título estrictamente personal, por Luis Sanzo González en el contexto del blog Hungrygrass, con la única pretensión de ordenación estadística de los datos procedentes de las distintas fuentes oficiales para su conocimiento por la ciudadanía.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: