Gráficos relativos a la dinámica de los nuevos casos de Covid-19 en Euskadi, otras CCAA en España y las distintas regiones de Lombardía entre el 21 de marzo y el 24 de abril de 2020

GRÁFICOS E INFORME COMPLETO

Graficos relativos a la dinamica de los nuevos casos de Covid-19 a 24 de abril

PRINCIPALES RESULTADOS

La epidemia sigue teniendo un impacto claramente diferente por comunidades autónomas

En la semana del 18 al 24 de abril se mantiene la notable división por comunidades autónomas en el impacto de la epidemia del COVID-19.

Como puede comprobarse en el gráfico 1, en la parte más afectada se sitúan seis comunidades autónomas que todavía superan el umbral de 100 nuevos casos de infección semanales por 100.000 habitantes. Se trata, por una parte, de las comunidades del área castellana (Madrid, Castilla y León y Castilla-La Mancha y Castilla, con 125, 120 y 101 nuevos casos por 100.000 habitante), junto con La Rioja y Navarra (111 y 101, respectivamente). En este grupo de comunidades autónomas se incluye igualmente, por otra parte, Cataluña (108 nuevos casos por 100.000 habitantes).

Bastante por debajo, pero todavía por encima de la media española de 62, se sitúan Cantabria y Euskadi (67 y 78 nuevos casos por 100.000 habitantes). Ya por debajo de la media, en esta zona intermedia se sitúa igualmente Aragón, con 48 nuevos casos semanales por 100.000 habitantes. Le siguen Asturias y Galicia (entre 27 y 34 nuevos casos).

En niveles más residuales de extensión de la epidemia, entre 17 y 20 nuevos casos por 100.000 habitantes son detectados en Ceuta, Extremadura, Comunidad Valenciana e Illes Balears. Andalucía se sitúa en 13, con cifras inferiores a 10 nuevos casos por 100.000 habitantes en las comunidades autónomas de Murcia y Canarias, así como en la ciudad autónoma de Melilla.

El gráfico 1 bis revela, en cualquier caso, que se mantiene la estrecha correlación que se observa en la dinámica relativa de los nuevos casos en la semana del 18 al 24 de abril y la que corresponde a los observados en semanas anteriores. Se consolida, de esta forma, la divisoria fundamental que separa a las distintas comunidades autónomas en el impacto relativo de la epidemia. No obstante, una novedad destacada de esta semana es que Cataluña se incorpora al bloque de comunidades autónomas más afectadas, conformado hasta ahora por las comunidades del área castellana (Castilla-La Mancha, Castilla y León y Madrid), La Rioja y Navarra.

La mayoría de las comunidades ve reducirse el nivel de contacto, pero hay excepciones.

Respecto a la semana del 11 al 17 de abril, un aspecto llamativo de la semana del 18 al 24 de abril se relaciona con las significativas diferencias observadas en la dinámica de los nuevos casos por comunidades autónomas. Se puede observar en el gráfico 2 que presenta la variación registrada en los nuevos casos de la semana respecto a los del periodo del 11 al 17 de abril, por 100.000 habitantes.

Entre las comunidades hasta ahora más afectadas por la epidemia, se observa una positiva evolución en la semana del 18 al 24 abril, con una caída superior a -38 puntos por 100.000 habitantes respecto a la incidencia de la semana anterior, en las comunidades autónomas de La Rioja, Castilla y León y Castilla-La Mancha. Este nivel de caída, en comunidades de impacto medio de la epidemia, se observa igualmente en Extremadura (-44,7 puntos de caída en los nuevos casos semanales por 100.000 habitantes).

La evolución observada es relevante en la medida en que supone una clara ruptura respecto a la tendencia alcista de los nuevos casos que caracterizaba a Extremadura, La Rioja y Castilla y León entre el 11 y el 17 de abril. Sólo Castilla-La Mancha prolonga entre el 18 y el 24 de abril un ritmo de caída ya destacado en la semana anterior.

Aunque la reducción semanal de los nuevos casos resulta bastante menor, es también relevante (entre -13,8 y -15,3 puntos de caída por 100.000 habitantes) en Euskadi, Asturias, Aragón y Comunidad Valenciana. Es de -7,1 a -8,4 puntos en Melilla y Murcia, y de -3,5 a -5,5 puntos en Navarra, Galicia y Andalucía. La caída es de -0,9 puntos por 100.000 habitantes, prácticamente en niveles de estabilización, en Canarias, con un aumento ligero en Illes Balears (+2,5 puntos).

La evolución de los nuevos casos es, sin embargo, mucho menos favorable en otras comunidades autónomas. Consecuencia o no de la extensión de las analíticas, los nuevos casos semanales del periodo 18-24 abril, respecto a la semana anterior, equivalen a un incremento de 8,3 puntos por 100.000 habitantes en Ceuta y de 28,2 en Cantabria en la incidencia de la enfermedad. La dinámica más preocupante corresponde a dos comunidades con incidencia elevada de la epidemia, la región de Madrid y Cataluña (+17,0 y +23,2 puntos porcentuales de variación por 100.000 habitantes). Esto supone un cambio llamativo respecto a lo observado entre el 11 y el 17 de julio, periodo en el que los nuevos casos se reducían en -50,6 puntos por 100.000 habitantes en Madrid y en -24,6 en Cataluña.

Los datos revelan, en definitiva, la preocupante dinámica comparada, dentro de las zonas más afectadas, de Madrid y Cataluña, pero también el acercamiento de Cantabria a las posiciones media de impacto de la epidemia.

Los nuevos casos en Madrid y Cataluña superan los que se observan en la provincia de Milán

Los gráficos 4 a 5 permiten comparar, de acuerdo con los mismos indicadores utilizados en apartados anteriores, la posición de las distintas comunidades autónomas del Estado en relación con la dinámica observada en las semanas comparables que se definen para la Lombardía italiana. Aunque muy condicionados por las distintas aproximaciones al registro de casos en residencias, los datos muestran la gran variedad de situaciones territoriales en la dinámica de la epidemia.

Partiendo de semanas comparables, el aspecto más llamativo es comprobar que la dinámica del COVID-19 sitúa de nuevo en la actualidad a Madrid y Cataluña en niveles de impacto claramente superiores a los de la provincia de Milán (125 y 108 nuevos casos semanales por 100.000 habitantes, respectivamente, por 78 en Milán). Las tres zonas comparten, sin embargo, la línea ascendente de los nuevos casos en la última semana considerada en el análisis.

Entre las zonas más afectadas en origen, y con un nivel de desarrollo metropolitano mucho más limitado, la incidencia de los nuevos casos también resulta superior en algunas de las comunidades autónomas españolas. Así, los 111 nuevos casos por 100.000 habitantes de Castilla-La Mancha y de Castilla y León superan los 89 de las provincias más afectadas en origen en la Lombardía (provincias de Bérgamo, Brescia, Cremona y Lodi).

Algo por debajo, con 74 nuevos casos por 100.000 habitantes, se sitúa el grupo de comunidades en torno al eje vasco-navarro (Cantabria, Euskadi, Navarra, La Rioja y Aragón). Resulta llamativo, sin embargo, que esta zona, comparativamente muy afectada en origen, se sitúe actualmente en niveles cercanos a los del Resto de Lombardía, mucho menos afectada por el COVID-19 en las primeras semanas de la epidemia.

Con apenas 17 nuevos casos semanales por 100.000 habitantes, el Resto de España queda muy lejos de las demás zonas consideradas en el análisis.

Los datos del gráfico 5 muestran dos aspectos muy relevantes. Destaca, por una parte, la ya comentada línea alcista de los nuevos casos en Milán, Madrid y Cataluña (entre los 5,3 puntos porcentuales por 100.000 habitantes de la capital lombarda y los 23,2 de la comunidad catalana respecto a la semana anterior).

Pero resulta igualmente relevante, por otra parte, la mejor evolución de los nuevos casos en algunas zonas de alta afectación de la epidemia en España. Así, la variación intersemanal de los nuevos casos es de -40,7 puntos por 100.000 habitantes en Castilla-La Mancha y Castilla y León, y de -20,4 en las comunidades en torno al eje vasco-navarro. Son caídas más significativas en la última semana que la observada en el periodo de referencia comparable en las provincias lombardas de Bérgamo, Brescia, Cremona y Lodi (-7,2 puntos porcentuales por 100.000 habitantes).

Algunos riesgos ante el desconfinamiento

En los gráficos 6 a 8 se presenta la evolución en cada día de la semana de la media diaria de nuevos casos correspondientes a los siete días inmediatamente anteriores, tomando como base 100 el dato correspondiente al día inicial de comparación (21 de marzo en la Lombardía y 28 de marzo en el caso español). Se trata probablemente del mejor indicador para reflejar la dinámica real de la epidemia (a pesar de las dudas sobre la fiabilidad del registro actual de casos y las implicaciones de las variaciones significativas en las analíticas realizadas en los últimos días).

Los datos muestran que, entre el 18 y el 24 de abril, se mantiene la línea descendente de los nuevos casos en prácticamente todas las comunidades o grupos de comunidades autónomas. La mejor evolución corresponde al Resto de España, con apenas un 35% de nuevos casos semanales acumulados a 24 de abril en comparación con los 100 casos comparables que se observaban el 28 de marzo. La proporción se sitúa en el 50% en las comunidades situadas en la vecindad del eje vasco-navarro, mostrando también por tanto una dinámica generalmente favorable. Aunque la proporción es de un 77% en Castilla y León y Castilla-La Mancha, desde el 18 de abril (día en el que la media diaria de nuevos casos semanales superaba todavía a la registrada el 28 de marzo), también en este grupo de regiones castellanas se consolida una línea claramente descendente en el indicador.

La evolución reciente es mucho más problemática en Madrid y Cataluña. En la región-capital española, el 18 de abril la media diaria de nuevos casos semanales había caído a un 56% respecto a la cifra del 28 de marzo. A partir de entonces repunta para mantenerse en torno a un 66-68% a partir del 19 de abril.

En Cataluña, por su parte, el 16 de abril la proporción consideraba se reducía hasta un 63% de la correspondiente al 28 de marzo. Pero, a partir de entonces, se observa un significativo repunte que lleva el indicador al 82% el 24 de abril. El origen de este repunte debería ser analizado en detalle con el fin de valorar el impacto potencial de diferencias de criterio en torno a la realización de analíticas o la consideración de nuevos positivos en centros residenciales.

En cualquier caso, la reciente dinámica de Madrid y de Cataluña no es por completo atípica, tal y como revela la evolución comparada de algunas de las provincias lombardas. En la semana del 11 al 17 de abril, comparable a la del 18 al 24 de abril en España, se estabiliza de hecho la línea de caída de los nuevos casos en la provincia de Milán, así como en el resto de la Lombardía, con cifras de impacto de los nuevos casos que resultan en realidad cercanas a las de la fase de expansión inicial de la epidemia.

Si se considera lo observado en esas zonas de la Lombardía entre el 18 y el 24 de abril como indicador de lo que podría ocurrir en la próxima semana en áreas como la región de Madrid o Cataluña, se detecta sin duda una mejora en el volumen de nuevos casos en la región italiana. No obstante, dos aspectos problemáticos deben mencionarse. El primero es que entre el 22 y el 24 de abril se detecta en Milán y en el resto de la Lombardía una línea de cierto repunte de casos; el segundo muestra por su parte que, a fecha de 24 de abril, la media diaria de nuevos casos semanales aún se situaba en esas provincias lombardas entre un 85 y un 93% de lo registrado el 21 de marzo.

Aunque la evolución reciente es mucho más favorable en las provincias de Bérgamo, Brescia, Cremona y Lodi, con una media diaria de casos semanales el 21 de abril que se sitúa en un 28% de la cifra observada el 21 de marzo, también se detecta en esas provincias una ligera línea de recuperación alcista de los casos. De esta forma, el indicador repunta ligeramente hasta el 30% el 24 de abril. Entre el 18 y 24 de abril, Euskadi vive en parte un fenómeno similar, aunque en el caso vasco tiene un impacto relevante la extensión de las pruebas analíticas.

El proceso de desconfinamiento que se vivirá en las próximas semanas, necesario sin duda para prevenir la quiebra económica que supondría mantener el confinamiento de forma prolongada, se enfrentará por tanto a un alto nivel de incertidumbre. Es la que se deriva de una recuperación progresiva de la actividad normal en un contexto en el que la epidemia no estará por completo controlada.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: